martes, 4 de diciembre de 2012

Fajitas de pollo


Este es un plato divertido, de esos que se preparan para una reunión de amigos o para pasar un buen rato en familia.

Esta es mi versión personal del conocido plato mejicano, así que si alguna persona de Méjico me está leyendo, ruego perdone cualquier error garrafal que haya podido cometer. Al fin y al cabo, lo que interesa es disfrutar lo que se come, y os aseguro que con este plato lo pasareis muy bien.



Como una imagen vale más que mil palabras, en la foto os muestro como yo lo sirvo normalmente. Ahora os explico cómo preparo cada cosa, que es bastante simple.

  • Queso rallado: Pues eso, queso rallado. Yo uso del tipo manchego suave, o del tipo cheddar.
  • Lechuga: Bien lavada y picada en juliana.
  • Salsa: Hacemos un sofrito con un ajo picado, cebolla y pimientos en juliana, uno o dos tomates pelados y picados, un chorro de aceite y varias guindillas.
  • Guacamole: En un plato picamos un poco de ajo muy fino, añadimos medio tomate pelado y lo machacamos con el tenedor. Pelamos el aguacate y lo añadimos cortado en trozos. Regamos con zumo de limón, sal y pimienta negra molida. Con el tenedor machacamos ligeramente el aguacate al tiempo que mezclamos todo. A mi me gusta dejarlo con tropezones, pero eso a gusto de cada uno. También podéis añadir cilantro fresco picado si tenéis a mano.
  • Pollo: Cortamos la pechuga de pollo en tiritas y las salteamos con un poco de aceite, sal y pimienta.
  • Tortillas: Se calientan en el microondas durante varios segundos en el momento de servir.

A partir de aquí cada cual se monta su fajita a gusto.

También podéis poner champiñones salteados o ternera. Todo está igual de bueno.

Hamburguesa vegetariana


Una hamburguesa distinta, por si os apetece probar algo nuevo o estáis cansados de comer tanta carne.

La receta está basada en esta receta vegana.



HAMBURGUESA VEGETARIANA

1 taza de garbanzos cocidos
1 puñado de cacahuetes pelados (o cualquier otro fruto seco que os guste)
1 zanahoria
1 diente de ajo
1 trocito de cebolla
1 huevo
Pan rallado
1 cucharadita de mostaza de Dijon
Sal, pimienta negra molida y orégano
Un chorro de aceite de oliva

En un robot de cocina picamos ligeramente los cacahuetes, la zanahoria, la cebolla y el diente de ajo junto con el aceite de oliva y el huevo. Añadimos los garbanzos y los condimentos y picamos un poco más, pero no demasiado. La mezcla debe de quedar con tropezones, no hecha una papilla.

Pasamos a un cuenco y añadimos pan rallado hasta que quede una masa con consistencia suficiente como para hacer las hamburguesas. Estas se cocinan en una sartén untada de aceite, a fuego lento y tapadas para que se hagan mejor por dentro. Usad una espátula para darles la vuelta, ya que se rompen con mucha facilidad.

Se sirven como una hamburguesa normal.

martes, 30 de octubre de 2012

Bizcocho Halloween


Bueno, esto no es más que una idea, de las de andar por casa, de cómo preparar un bizcocho rápido que nos pueda servir para Halloween.



Se trata de un bizcocho mármol, del que podéis encontrar la receta aquí. El truco consiste en la forma de verter las mezclas en el molde. Haremos la mitad de la mezcla normal y la otra de chocolate. Vertemos un cucharón de una de ellas en el centro del molde y encima otro del otro color. Iremos alternando hasta que hayamos echado toda la mezcla del bizcocho. Con un cuchillo o un palillo, haremos líneas desde el centro hacia afuera para crear el efecto de tela de araña.

sábado, 20 de octubre de 2012

Mermelada de higos


Hace varias semanas que hice esta mermelada y hasta ahora no había tenido tiempo de publicarla. Los higos están ya casi terminando, pero bueno, si todavía encontráis por ahí, no dudéis en hacerla. Está buenísima.



MERMELADA DE HIGOS

3 kilos de higos
1 kilo de azúcar
1 limón

Lavamos los higos y les quitamos la parte del tallito y cualquier otra parte de la piel que os parezca dura (esto depende del tipo de higos, yo a veces, no les quito nada de piel). Los troceamos y los ponemos a macerar con el azúcar y el zumo del limón durante la noche.
Al día siguiente ponemos todo a cocinar en una olla grande a fuego medio. Removemos de vez en cuando para que no se pegue. Con una cuchara id quitando las semillas y la espuma blanca que sube a la superficie. Cuando la mermelada está casi lista podéis pasarle la túrmix si os gusta sin tropezones. Cocinaremos hasta que al poner una cucharadita de mermelada en un plato frío, esta se quede con la consistencia deseada.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Pasta con brócoli


Una receta fácil y rápida. Para los días en los que de pronto te das cuenta que es la hora de comer y que no tienes nada preparado (en mi caso, esto suele pasar más de la cuenta…). El brócoli lo podéis tener congelado, en ese caso, añadidlo casi al final de la cocción de la pasta.



PASTA CON BRÓCOLI (2 personas)

Pasta para dos
100 g of brócoli (o más si lo queréis con mucho brócoli)
2 cucharadas de queso en polvo
1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen
Mezcla de especias para sazonar espagueti (yo lo compro en Mercadona)
Albahaca o perejil frescos

Cocemos la pasta en abundante agua salada junto con el brócoli cortado en ramitas. Cocinamos hasta que la pasta esté en su punto. Tened en cuenta que si la pasta es de las que tardan bastante tiempo en cocerse, mejor añadid el brócoli a media cocción.

En una sartén ponemos un poco de aceite y el ajo picado fino. Sofreímos ligeramente y a añadimos la pasta con el brócoli junto con un poco del agua de cocción. Añadimos el queso en polvo, hierbas y especias a gusto. Cocinamos hasta que la salsa haya espesado.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Sopa de coles y alubias blancas


Por fin llegó el otoño!! Bueno, al menos ha llegado en el almanaque, porque la temperatura sigue igual… Sí, soy una de esas personas raras a las que no les gusta el verano. Y es que el verano es para estar de vacaciones y no trabajando con ese calor que hace.

Para celebrarlo (aunque sea le única en hacerlo), he preparado un plato de coles que tanto me gusta, aunque hay que reconocer que pueden ser un tanto indigestas…

Yo la he hecho ligerita, pero si os gusta la comida más consistente, sólo tenéis que añadirle un choricito, panceta o algo del estilo.



SOPA DE COLES Y ALUBIAS BLANCAS

½ col
2 puñados de alubias en remojo desde la noche anterior
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
Un par de alitas de pollo
1 pimiento ñora
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen
1 cucharadita de pimentón
Comino molido y sal

En la olla rápida ponemos un buen chorro de aceite y sofreímos ligeramente la cebolla, los ajos picados, las alitas de pollo y la ñora (a la que habremos quitado las semillas) con la hoja de laurel. Sacar todo el sofrito en un plato y reservar.

En la olla añadimos agua fría y las alubias. Llevamos a ebullición y añadimos un chorro de agua fría para parar el hervor. Repetimos esto un par de veces. Esto ayuda a ablandar las alubias.

Añadimos la col picada, el pimentón y el sofrito que habíamos reservado. Tapamos la olla y cocinamos a presión durante 5 o 10 minutos (lo suficiente como para ablandar las alubias).

Cuando destapemos la olla sacaremos la ñora y le rasparemos la pulpa que volveremos a añadir a la olla, descartando la piel. Añadimos sal y comino a gusto y listo para servir.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Tabulé con garbanzos y pasas


Una forma distinta de comer legumbres. Ideal para estos días de verano en los que no  apetece tanto un plato caliente o en los que llevamos un picnic a la playa.

Este tabulé lo probé por primera vez en Francia. Lo vendían ya preparado en el supermercado y lo llamaban “Tabulé oriental”. Me trae buenos recuerdos… :-)

Esta vez olvidé ponerle las pasas (por mucho que busquéis, no encontrareis ninguna en la foto) y aunque tenía la sensación de que le faltaba algo, no caí en la cuenta de lo que era hasta el final! Una pena, porque realmente con las pasas gana mucho en sabor.

En la receta no pongo cantidades, eso lo dejo a vuestro gusto.



TABULÉ CON GARBANZOS Y PASAS

Sémola de trigo
1 tarro pequeño de garbanzos
Pimiento verde o rojo
Tomates
Un poco de cebolla
Pasas sultanas
Hierbabuena fresca
Vinagre de vino blanco
Aceite de oliva virgen
Comino molido y sal

Yo preparo la sémola de la siguiente forma: en un recipiente con tapa (un tupper, por ejemplo) echo la sémola, le añado un poco de sal y comino molido, un chorrito de aceite de oliva, un buen puñado de pasas y vierto agua hirviendo hasta cubrir. A continuación coloco la tapadera y espero unos 5-10 minutos hasta que haya absorbido toda el agua.

Mientras tanto, en una ensaladera picamos un poco de cebolla, un pimiento verde y el tomate. Añadimos los garbanzos que previamente habremos enjuagado muy bien para eliminar el líquido de conserva.

Con ayuda de un tenedor añadimos la sémola para desapelmazar los granos. Mezclamos todo bien y aliñamos con un buen chorro de aceite de oliva, vinagre y un poco de hierbabuena fresca picada.

miércoles, 25 de julio de 2012

Pollo en salsa de champiñones


Hoy, después de mucho tiempo he vuelto a hacer esta receta. Me pregunto por qué he tardado tanto, con lo fácil y lo bueno que está. Lo mejor de todo es que hasta los niños han comido (!), lo cual no es algo muy habitual…

Os recomiendo usar champiñones muy frescos, ya que si los que usáis están ya muy abiertos la salsa os saldrá demasiado oscura.

A mi me gusta servirlo acompañado de arroz blanco.



POLLO EN SALSA DE CHAMPIÑONES

1 pechuga de pollo
1 cebolla grande
2 o 3 dientes de ajo
200 g de champiñones
1 cucharada de mostaza a la antigua
1 chorrito de vino blanco
Aceite de oliva
Sal y pimienta negra molida.

En una sartén con un buen chorro de aceite, sofreímos la cebolla y los ajos pelados y troceados. Cuando la cebolla empieza a ponerse translúcida, añadimos los champiñones cortados. Rehogamos todo durante unos minutos hasta que todo esté más o menos hecho.

Ponemos todo en el vaso de la batidora junto con la mostaza, el chorro de vino y un poco de agua y lo trituramos todo bien fino.

Cortamos la pechuga en trozos más bien pequeños, salpimentamos y doramos ligeramente en la sartén donde hicimos el sofrito. Añadimos la mezcla de la batidora y añadimos agua (si hace falta) hasta que cubra todo el pollo. Dejamos cocinar durante 5 o 10 minutos hasta que nos quede una salsa espesa.

viernes, 18 de mayo de 2012

Limonada "Claro de Luna"


Ay, pero que abandonadito tengo esto… y no por falta de recetas, sino de tiempo!! En fin, hoy os traigo algo muy rápido y fácil que viene muy bien para estos días de calor que ya empiezan a hacer.

El otro día mis niños querían beber algo distinto (al agua) con la comida, así que les hice una limonada con naranjas que está buenísima.

Os parecerá una tontería, pero cuando era pequeña, me compraron un libro de la colección de Los Jóvenes Castores que me encantaba (alguien se acuerda de esto????) y en él venia una limonada con naranjas. Creo que se llamaba Limonada Claro de Luna.

Tengo una memoria pésima, pero por algún motivo, me acuerdo de esto, así que no podía faltar en mi blog la limonada de naranjas que tanto me impactó cuando era pequeña (bueno, algo parecido, porque mi memoria no da para tanto) ;-)



LIMONADA CLARO DE LUNA

4 naranjas
2 limones
4 cucharadas de azúcar
Una ramita de hierbabuena (opcional)
½ litro de agua
Hielo

Exprimir la fruta.
Anadir los demás ingredientes y mezclar bien.

sábado, 28 de abril de 2012

Mermelada de naranjas amargas

A mi marido, como a todo buen británico, le encanta la mermelada de naranjas amargas. Y cuanto más amarga mejor, lo cual todavía no acabo de entender… Pero si él es feliz con su mermelada súper amarga, aquí estoy yo dispuesta a acabar con toda la cosecha de los arbolitos del paseo.

Ahí va la receta. Esta la saqué de un libro de cocina inglés y la titula “Busy woman’s marmalade”. No quiero no pensar en cómo sería la receta de la “Woman with a lot of free time marmalade”. 





MERMELADA DE NARANJAS AMARGAS


8 naranjas amargas
1 naranja
1 limón
1 litro de agua
1,5 kg azúcar

Exprimimos el zumo de toda la fruta. Reservamos las pepitas (las naranjas amargas suelen tener muchas) en un tarro con agua. Esto nos proporcionará pectina para ayudar a que la mermelada espese.

Con ayuda de un robot de cocina picamos en juliana todas las cascaras de la fruta. Yo les quité primero los restos de pulpa, para que pasaran más fácilmente por la máquina.

En una olla grande ponemos la fruta picada, junto con el zumo y un litro de agua. Reservamos hasta el día siguiente.

Entonces, añadimos el agua colada de las pepitas y ponemos todo a hervir. Cuando veamos que la fruta está blanda al presionarla con los dedos, añadimos el azúcar y dejamos hervir, removiendo de vez en cuando, hasta que esté en su punto.

Para comprobar si está lista poner una cucharadita de mermelada sobre un plato frio y esperar a que se enfríe. La superficie debe coger cuerpo y arrugarse al oprimirla ligeramente con el dedo.

Dejaremos enfriar un poco pero envasaremos en tarros esterilizados cuando aun está caliente, para así conseguir el vacío. Llenar los tarros hasta el borde, poner las tapas y colocar bocabajo hasta que estén totalmente fríos.

martes, 24 de abril de 2012

Tarta de manzana


Esta tarta la probé por primera vez en casa de mi vecina y me pareció deliciosa. Creo que es una receta de uno de los libros de la Thermomix, pero no hace falta tener una para hacerla. Lo más laborioso es preparar las manzanas y eso hay que hacerlo a mano.

Con esta tarta seguro que triunfáis!



TARTA DE MANZANA

6 (o más) manzanas Golden o reineta
2 yemas de huevo
1 huevo
150 g de azúcar
130 g de mantequilla sin sal
1 chorrito de brandy
170 g de harina
1 sobre de levadura química (tipo Royal)
1 pizca de sal
1 limón
Canela molida y azúcar moreno (para la cubertura)

Pelamos, quitamos el corazón y cortamos las manzanas en cuartos. Cada cuarto lo fileteamos superficialmente sin llegar a separar las láminas. Pasamos por zumo de limón para evitar que ennegrezcan.

Mezclamos los huevos, el azúcar, la mantequilla y el brandy. Y a esta mezcla le añadimos la harina con la levadura y la sal.

Ponemos la mezcla en un molde amplio de modo que nos quede una capa no demasiado gruesa de masa y la cubrimos completamente con los cuartos de manzana, dejando expuesta la parte de la manzana que tiene los cortes. Espolvoreamos generosamente con una mezcla de azúcar moreno y canela.

Hornear a 180 grados C durante unos 45 minutos o hasta que el bizcocho este completamente hecho. 

miércoles, 11 de abril de 2012

Sopa de espárragos verdes


Sin duda una de mis sopas favoritas. He tenido que esperar muchos meses hasta encontrar espárragos verdes de aquí.

Esta sopa lleva pan y almendras, lo que la hace bastante consistente. Con esto y poco más tenéis resuelta la comida. No dejéis de probarla.

En esta sopa se pueden cambiar los espárragos por rape o por gambas y almejas y cualquier pescado y resulta una sopa de marisco.




SOPA DE ESPÁRRAGOS VERDES

1 manojo de espárragos verdes
8 ó 10 almendras crudas sin piel
1 rebanada de pan
2 dientes de ajo
1 cebolla
2 tomates pelados
Aceite de oliva
Una ramita de perejil
Comino molido
Pimienta negra molida
Colorante amarillo

En una olla ponemos abundante agua y un poco de sal y cocemos los espárragos, limpios y troceados (a mi me gusta troceado pequeñito).

Mientras, en una sartén ponemos un buen chorro de aceite y freímos (ojo! sin que se quemen) las almendras, el pan y los ajos. Conforme están listos, los vamos sacando y echando en el vaso de la batidora. En el aceite que queda sofreímos la cebolla y los tomates cortados en trozos gruesos. Añadiremos el perejil en el último momento para que no se queme. Vertemos el sofrito en el vaso de la batidora (junto con las almendras, el pan y el ajo), añadimos agua y batimos todo hasta que quede fino.

Vertemos esta mezcla en el agua donde tenemos cociendo los espárragos. Añadimos comino molido y pimienta molida a gusto. También podéis añadir un poco de colorante amarillo que le da un aspecto muy apetitoso. Dejamos hervir unos 5 minutos y listo.

Queda muy bien acompañada de picatostes y de huevo duro picado.

Leibster Blog Award


Ay, Ana, Ana, qué sorpresita me has dado, jejeje…

Parece ser que ahora me toca a mi pasar el testigo del premio Leibster blog Award. Se trata de un premio honorífico que otro bloguero/a te otorga en reconocimiento por el trabajo en tu blog. A cambio, tú puedes continuar la cadena nominando a otros 5 blogs que consideres oportunos. La idea es nominar a blogs pequeños, con menos de 200 seguidores, con el objetivo de darlos a conocer.


Antes de nada, quiero agradecer a Ana y Eu de Entre Cables y Sartenes, el haberme nominado. Si no conocéis su blog, tenéis que pasaros por allí. Tienen un montón de ideas y buenas recetas que os sacarán de apuros en esos difíciles momentos de “Qué hago de comer hoy???”. Además, seguro que se os escapa alguna que otra sonrisa al leer sus entradas.

Y ahora, mis 5 blogs nominados (por orden alfabético) son… tachán, tachán… :

Éxitos culinarios, por la cantidad de recetas que Nikolai lleva publicadas.

La tienda a la vuelta de la esquina, el nuevo blog de decoración de mi amiga Belén, por su buen hacer y dedicación.

Naranjas y Aceitunas, por las historias divertidas que Mari Carmen siempre cuenta con cada una de sus recetas.

Sr Salme, por su talento como ilustrador, no hay que decir más.

Una medusa, por el manejo que tiene Arancha con la aguja y el hilo y por su creatividad imparable.

Gracias a todos los que nos visitáis y nos animáis a seguir compartiendo.



sábado, 7 de abril de 2012

Pan blanco casero


Mis andanzas como panadera casera empezaron hace muchos meses. Vivo a las afueras y no dispongo de una panadería cercana a la que poder ir dando un paseo, y la verdad, es que me da pereza coger el coche para ir a comprar pan. Normalmente, compro el pan en el supermercado y lo congelo, pero la mitad de las veces está quemado o poco hecho. Por otro lado, a mis hijos no les gusta el pan de molde industrial. Total, que me puse a hacer pan yo misma.

No disponía de ninguna máquina amasadora así que todo el trabajo lo tenía que hacer a mano. Algo muy reconfortante las dos o tres primeras veces, pero como yo siempre ando falta de tiempo, pronto me aburrí de mi hobby panadero (además que termina una cansada con el amasado, qué queréis que os diga!).



Y ahí quedó la cosa, hasta que hace un par de meses me hice con una panificadora de las que venden en Lidl. Sólo tienes que poner los ingredientes en la cubeta, pulsar la tecla del programa y ella solita lo hace todo! No te tienes que preocupar de tiempos de levado ni de que no se te queme el pan en el horno. Fantástica!

Desde entonces casi todas las semanas hago en casa distintos panes de molde. Hoy os pongo la receta básica del pan blanco. La saqué del libro “Pan” de Xavier Barriga, aunque yo le añado un chorrito de aceite de oliva.



PAN BLANCO (para un pan de 750 g)

500 g harina (no tiene que ser de fuerza, yo uso la de Mercadona normal, aunque con harina de la que te venden en la panadería sale más bueno)
2 cucharaditas de sal
300 ml de agua
5 g de levadura fresca (yo pongo 1/3 de los cubitos de levadura fresca que venden en Mercadona)
1 cucharada de aceite de oliva

  • Panificadora

El procedimiento con la panificadora es bien simple. Ponemos todos los ingredientes en la cubeta, empezando por los líquidos. Elegimos el programa 1 (Normal) que dura 3 horas, peso 750g, tueste medio (o como más os guste). Cuando el pan está listo, lo sacamos del molde y lo ponemos en una rejilla para que se enfríe.

  • Amasado a mano

Ponemos todos los ingredientes excepto la levadura y el agua en un cuenco. Vamos añadiendo el agua poco a poco al tiempo que mezclamos con la mano.

Cuando la masa ha absorbido toda el agua la sacamos del cuenco y la ponemos sobre una superficie enharinada. Iremos estirando y doblando la masa sobre sí misma repetidas veces hasta que la masa adquiera un aspecto liso. Es el momento de poner la levadura y un poquito de agua en el centro de la masa y seguimos amasando hasta que quede totalmente incorporada. Formamos una bola con la masa y la ponemos en un cuenco tapada con un paño húmedo y en un sitio cálido hasta que doble su volumen.

Pasamos a darle forma al pan. Podemos hacer unas barras, o meter la masa en un molde rectangular. Taparemos con un paño húmedo y dejaremos que la masa fermente, es decir, que doble su volumen de nuevo.

Precalentamos el horno a 230 grados C y colocamos en su interior un pequeño cazo con trapos húmedos (esto hace que durante el horneado se genere vapor y se forme la corteza del pan).

Con un cuchillo afilado, hacemos unos cortes en los panes y los metemos en el horno. Bajamos la temperatura a 200 grados C. Cocemos el pan hasta que esté listo (el tiempo dependerá de la forma y tamaño del pan). Para saber si está cocido por dentro, al golpear el pan por la parte inferior debe sonar a hueco. 

domingo, 25 de marzo de 2012

Pechuga de pollo rellena de jamón


Uff, pero qué liada ando últimamente! Hace tiempo que hice esta receta y todavía no había tenido tiempo de publicarla.

Esta forma de preparar el pollo es ideal para los niños. Mi madre nos lo hacía a mis hermanos y a mi cuando éramos pequeños, y yo se lo preparo a mis hijos ahora! Vamos, que es una receta con tradición. :-)

Puede que lo más complicado sea abrir la pechuga para rellenarla, pero una vez le coges el truco es coser y cantar.



PECHUGA DE POLLO RELLENA DE JAMÓN

1 pechuga de pollo sin huesos
Varias lonchas de jamón serrano
3 ó 4 dientes de ajo
1 hoja de laurel
Tomillo (o mezcla de hierbas provenzales)
Vino blanco
Aceite de oliva
Pimienta negra
Sal
Hilo blanco de coser

Lo primero es abrir la pechuga para rellenarla. La idea es que quede como un filete grande. Para ello, con un cuchillo afilado hacemos un corte en el centro a lo largo de la pechuga y sin que llegue al final (es decir, sin que llegue a dividir la pechuga en dos) a partir de aquí vamos cortando y desplegando cada mitad hacia su lado, como desenrollando cada mitad. No importa si se nos rompe por algún lado, podéis superponerlo de forma que no queden huecos. Una vez extendida la pechuga, la cubrimos con lonchas de jamón y un poco de pimienta molida (también podéis poner ajo en polvo si os gusta con más sabor a ajo).

Enrollamos la pechuga con el jamón, dejando el jamón en el interior, de forma que nos quede un rulo. Enrollaremos el hilo de coser alrededor de todo el rulo para que no se nos deshaga al cocinarlo y salamos a gusto.

En una olla ponemos un buen chorro de aceite de oliva y cuando está caliente ponemos el rulo de pollo para dorarlo. Si la olla no es antiadherente, os recomiendo que mováis constantemente el rulo hasta que se dore por todas partes, así evitareis que se os pegue. Añadimos los ajos enteros y con un corte dado, el laurel, el tomillo y los granos de pimienta. Cuando los ajos estén dorados añadimos un vaso de vino blanco y agua hasta que el rulo nos quede casi cubierto. Tapamos la olla y dejaremos cocinar a fuego medio hasta que el líquido se haya consumido bastante y se haya convertido en una salsa.

Sacamos el rulo de la olla y cuando no esté demasiado caliente retiraremos el hilo. Cortaremos en rodajas y serviremos acompañado de la salsa que nos quedó en la olla. 

martes, 13 de marzo de 2012

Crema de calabacín


Un básico en la cocina; porque es fácil, rápida de preparar y muy sana! Y si no os gusta el calabacín, siempre podéis cambiarlo por otra verdura, como por ejemplo, el brócoli.



CREMA DE CALABACÍN

2 calabacines
1 cebolla mediana (o un puerro)
1 patata mediana
1 ajo
Aceite de oliva
Sal y pimienta negra molida

Pelamos y cortamos a groso modo la cebolla y el ajo y los ponemos a sofreír con un chorro de aceite en una olla. Cuidando de que no se quemen.

Pelamos y cortamos los calabacines y la patata y los añadimos a la olla.

Añadimos agua hasta cubrir y dejamos cocinar tapado y a fuego medio. Cuando las verduras están tiernas trituramos todo con la batidora. Añadimos sal y pimienta molida a gusto y listo para servir.

Podéis servirlo con un chorrito de aceite de oliva y unos picatostes o unos taquitos pequeños de jamón serrano.